¿Qué es la enfermedad de Fabry?

La enfermedad de Fabry es un trastorno de almacenamiento lisosomal ligado al cromosoma X que puede afectar tanto a varones como a mujeres.1,2 La causa de la enfermedad de Fabry son mutaciones del gen de la alfa-galactosidasa A (gen GLA), que provocan una deficiencia o disfunción de la enzima α-galactosidasa A (enzima α-Gal A).2

Como enfermedad multisistémica progresiva, la enfermedad de Fabry puede tener un efecto devastador en la vida de las personas1,3 y tiene un amplio espectro de síntomas.1 La enfermedad de Fabry puede presentarse de manera diferente en cada individuo afectado y puede resultar ser una carga significativa independientemente de cómo se presente.1

Las personas con la enfermedad de Fabry se clasifican generalmente en 2 subtipos1: aquéllas con la enfermedad clásica, en la que los síntomas tienden a manifestarse durante la infancia o la adolescencia, y aquéllos con enfermedad de aparición tardía. Estos últimos suelen tener una infancia sana y pueden presentar enfermedad renal o cardíaca en la edad adulta, en cualquier momento entre los 20 y los 60 años. Desafortunadamente, ambos subtipos pueden provocar fallo orgánico y complicaciones graves en la edad adulta, y suelen reducir la esperanza de vida.4 En las mujeres heterocigotas, la presentación de la enfermedad de Fabry es variable, desde asintomática o con síntomas leves hasta síntomas que son tan severos como los experimentados por los pacientes varones.1

Patrón de herencia ligado al cromosoma X de la enfermedad de Fabry1

La X naranja indica un cromosoma X afectado

Individuo con una mutación del gen que causa la enfermedad de Fabry
Individuo sin una mutación del gen que causa la enfermedad de Fabry

Herencia de una madre afectada5

Existe un 50 % de probabilidad de que una madre afectada con un genotipo heterocigótico pase el gen defectuoso a cualquiera de sus hijos.

Herencia de un padre afectado5

La hija heredará el gen defectuoso de su padre.
El hijo heredará el gen defectuoso de su padre.

Los varones con enfermedad de Fabry no pueden transmitir la enfermedad a sus hijos, pero siempre transmitirán la enfermedad a sus hijas.6 Las mujeres con enfermedad de Fabry tienen un 50 % de probabilidad de transmitir la enfermedad a sus hijos e hijas. 5

La imagen muestra el patrón de herencia ligada al cromosoma X de la enfermedad de Fabry, ya sea a través de una madre afectada o un padre afectado. Los varones con enfermedad de Fabry no pueden transmitir Fabry a sus hijos, pero siempre transmitirán la enfermedad a sus hijas.5 Las mujeres con enfermedad de Fabry tienen un 50 % de probabilidad de transmitir la enfermedad a sus hijos e hijas5

Los estudios epidemiológicos indican una incidencia de aproximadamente 1 de cada 40 000 en los varones solamente y aproximadamente 1 de cada 117 000 en la población general.6,7 Se cree que la incidencia real de Fabry es mucho más alta, como lo sugieren los programas de detección en recién nacidos.8,9

Debido a que los signos y síntomas de la enfermedad de Fabry son inespecíficos y pueden compartirse con otras afecciones, con frecuencia los pacientes pueden diagnosticarse erróneamente y puede que se retrase el diagnóstico de la enfermedad de Fabry, especialmente en aquéllos que no tienen antecedentes familiares de Fabry.5,10 Los estudios sugieren que el tiempo medio que se tarda en diagnosticar en hombres y mujeres es de aproximadamente 15 años5

Realizar pruebas genéticas de manera más temprana cuando hay antecedentes familiares de enfermedad de Fabry, así como la detección en recién nacidos de manera general, podrían ayudar a reducir este retraso en el diagnóstico y posiblemente a identificar a los pacientes con enfermedad de Fabry antes de que los síntomas comiencen, de manera que se pueda optimizar el tratamiento de la enfermedad y personalizarse a lo largo del tiempo.5

El genotipo por sí solo no siempre permite predecir la progresión de la enfermedad de Fabry, ya que la etiología es compleja y existe una gran variabilidad en la manifestación y progresión de la enfermedad.5

La secuenciación de genes puede ser una herramienta de diagnóstico importante y, en muchos casos, se recomienda para confirmar el diagnóstico de Fabry. En las pacientes, las pruebas genéticas son siempre imprescindibles, ya que es posible que los niveles de la enzima α-Gal A sean prácticamente normales11 debido a la inactivación del cromosoma X, lo cual puede ocultar la presencia de la enfermedad de Fabry.3

En algunos casos, la secuenciación de genes puede proporcionar también información valiosa sobre la naturaleza única de la enfermedad de un paciente.7,11 Por ejemplo, a la inversa, la evidencia apunta a que determinados genotipos se asocian a fenotipos de enfermedad clásica y otros a fenotipos de enfermedad de inicio tardío12,13 y también se han descrito determinados genotipos como subtipos (o variantes) renales o cardíacas de la enfermedad de Fabry.5 Por estas razones, la secuenciación de genes puede ser útil en el diagnóstico de Fabry y el tratamiento de la enfermedad.

Existen más de 1000 mutaciones conocidas del gen GLA. Ninguna anomalía genotípica causa Fabry por sí sola14 y las manifestaciones fenotípicas de la enfermedad pueden variar significativamente de un individuo a otro.5 Incluso cuando los miembros de una familia comparten una misma mutación, la presentación de la enfermedad puede ser muy diferente1,15

Resource icon

Vea cómo la enfermedad de Fabry afecta a múltiples órganos

Ver infografía
Resource icon

Revise rápidamente los 7 aspectos clave de la enfermedad de Fabry

Ver descargas

  1. Desnick RJ, Brady R, Barranger J, et al. Fabry disease, an under-recognized multisystemic disorder: expert recommendations for diagnosis, management, and enzyme replacement therapy. Ann Intern Med. 2003;138(4):338-346.
  2. Filoni C, Caciotti A, Carraresi L, et al. Functional studies of new GLA gene mutations leading to conformational Fabry disease. Biochim Biophys Acta. 2010;1802(2):247-252. doi:10.1016/j.bbadis.2009.11.003.
  3. Hoffmann B, Mayatepek E. Fabry disease-often seen, rarely diagnosed. Dtsch Arztebl Int. 2009;106(26):440-447.
  4. Fabry Disease. National Organization for Rare Disorders website. https://rarediseases.org/rare-diseases/fabry-disease. Accessed April 10, 2017.
  5. Germain DP. Fabry disease. Orphanet J Rare Dis. 2010;5:30. doi:10.1186/1750-1172-5-30.
  6. Meikle PJ, Hopwood JJ, Clague AE, Carey WF. Prevalence of lysosomal storage disorders. JAMA. 1999;281(3):249-254.
  7. Desnick RJ, Ioannou YA, Eng CM. Alpha-galactosidase A deficiency. In: Scriver CR, Beaudet AL, Sly WS, Valle D, eds. The Metabolic Basis of Inherited Disease. New York, NY: McGraw-Hill; 2001:3733-3774.
  8. Hwu WL, Chien YH, Lee NC, et al. Newborn screening for Fabry disease in Taiwan reveals a high incidence of the later onset GLA mutation c.936+919G>A (IVS4+919G>A). Hum Mutat. 2009;30(10):1397-1405.
  9. Spada M, Pagliardini S, Yasuda M, et al. High incidence of later-onset Fabry disease revealed by newborn screening. Am J Hum Genet. 2006;79(1):31-40.
  10. Lidove O, West ML, Pintos-Morell G, et al. Effects of enzyme replacement therapy in Fabry disease—a comprehensive review of the medical literature. Genet Med. 2010;12(11):668-679.
  11. Laney DA, Bennett RL, Clarke V, et al. Fabry disease practice guidelines: recommendations of the National Society of Genetic Counselors. J Genet Couns. 2013;22(5):555-564.
  12. Desnick RJ. Enzyme replacement and enhancement therapies for lysosomal diseases. J Inherit Metab Dis. 2004;27:385-410.
  13. El-Abassi R, Singhal D, England JD. Fabry’s disease. J Neurol Sci. 2014;344(1-2):5-19.
  14. Data on file. Amicus Therapeutics, Inc.
  15. Knol IE, Ausems MG, Lindhout D, et al. Different phenotypic expression in relatives with Fabry disease caused by a W226X mutation. Am J Med Genet. 1999;82(5):436-439.
Gracias por visitar FabryFacts.com Está saliendo del sitio FabryFacts.com. Este enlace le llevará a un sitio que no pertenece a Amicus Therapeutics y que tampoco mantiene Amicus Therapeutics. Amicus Therapeutics no es responsable de la información contenida en sitios de terceros. Aceptar 0